Obesidad

Desafortunadamente, la obesidad es uno de los problemas de salud más comunes entre los hombres y mujeres de todo el mundo. Para ser clínicamente definido como obeso, debes tener un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más.

La obesidad es el resultado directo de consumir más calorías de las que eres capaz de quemar. Si esto se produce de forma diaria y durante un periodo de tiempo prolongado, tu cuerpo almacenará el exceso de calorías en forma de grasa.

Además, algunas de las causas de la obesidad pueden incluir malos hábitos alimenticios (comer en exceso, pasar hambre y luego pegarte un atracón y, sobre todo, no realizar suficiente actividad física). Finalmente, puede ser causada por malos hábitos de vida (beber demasiado o fumar).

Es vital que cuando se te diagnostica como obeso, inicies un plan de tratamiento. Esto es bastante importante porque la obesidad puede causar o aumentar el riesgo de desarrollar problemas de salud como enfermedades cardíacas, diabetes, enfermedad hepática, enfermedad renal y muchos más. Nunca pases por alto la obesidad, ya que si no se soluciona adecuadamente, puede llevar a una muerte prematura.

Para evitar la obesidad debes realizar ejercicio físico, comer bien y mantenerte alejado de los malos hábitos. Por supuesto, hay algunos medicamentos que pueden utilizarse para tratar la obesidad, pero antes de utilizarlos debes asegurarte de que estás en perfectas condiciones para tomar esos medicamentos; en primer lugar habla con tu médico y explícale tus metas para seguir la dieta. Éstos son algunos de los medicamentos más popularmente contra la obesidad que existen hoy en día.

Mostrar:
Ordenar por: